Por las hoces del Duraton

con la mochila cargada de estranquis