Detalles de una boda mediterránea

Una boda que huele a mar, a encuentros, a playa, a viajes.

Una boda que suena a olas, a susurros, a risas a sol.

Una boda con mesas de fondo de mar.

Un soplo de brisa fresca en la noche más larga del año, en las compañías que se encuentran, en la fiesta que se vive y en el día a día que celebra la promesa.